Entiendo la preocupación de estas madres, pero un poco de perspectiva podría ser útil.

Si lo piensa bien, las madres ya usan todo tipo de sombreros. Según algunas estimaciones, las madres ejercen entre 40 y 50 puestos de trabajo diferentes y de forma simultánea, desde chef, encargada de la limpieza y chofer, hasta negociadora en crisis y gurú de las relaciones.

Pero por alguna razón, el rol de “maestra” o “educadora” tiene un tono intimidante.

Ante la realidad de que tendría que enseñar a sus hijos en casa, una joven madre me dijo: “Esta será una tarea abrumadora, casi demasiado para asumirla”.

Otro correo electrónico: “Me preocupa no hacerlo lo suficientemente bien y poner en riesgo el futuro académico de mis hijos”.

Para ser honesta, creo que es en parte resultado de un saludable respeto por el magnífico trabajo de la mayoría de los maestros. Yo solía ser una de ellas, y he visto su dedicación y compromiso de primera mano.

Desde que dejé el aula para formar una familia, he educado en casa a cinco niños desde el jardín de infancia hasta el octavo grado, luego envié a dos a la escuela secundaria pública y a tres a la privada.

Entiendo lo abrumadora que puede parecer la tarea de la enseñanza para muchos padres. Quienes, a diferencia de los que planeaban educar en casa, no se les ha dado la oportunidad de investigar, organizar y planear la tarea.

Casi de la noche a la mañana, se les pide que lo averigüen todo sobre la marcha, una tarea aparentemente abrumadora.

Pero tengo buenas noticias para usted:

Desde que se convirtió en padre, ha estado enseñando – y desde que sus hijos han estado bajo su cuidado en casa, han sido educados en casa. No estoy tratando de ser tierna o astuta. Es 100% cierto. Usted puede hacer esto porque ya lo ha estado haciendo.

Primero, respire profundamente.

Recuerde, en este escenario temporal, usted no es el profesor académico principal. Piense que usted es como un tutor durante un tiempo extenso de tareas, un motivador y un asistente en el nuevo mundo de tareas escolares de su hijo en casa.

Segundo, no piense que su casa tiene que ser transformada en un edificio escolar.

Su casa es un lugar temporal para llevar a cabo las tareas escolares elementales No necesita ser equipado con pizarras blancas y otros equipos. Al mismo tiempo, considere la posibilidad de crear espacios separados para estudiar, procurando tener la sala de estar y la cocina principal aún abiertas y libres para la vida familiar, la conversación, la comida e incluso la diversión.

He encontrado útil designar zonas tranquilas en la casa. Nuestros hijos a menudo usan sus habitaciones individuales para trabajos que requieren más concentración. Y aunque las áreas separadas son a menudo necesarias, descubrí que era mejor mantener todo el material escolar en un lugar central en lugar de varios sitos distintos.

Finalmente, mantenga una rutina

Como los niños (y adultos) se desarrollar mejor manteniendo el orden y la rutina, descubrimos que el tiempo de la mañana funcionaba mejor para la escuela. Recuerden que el período de aprendizaje será más largo que el típico tiempo de tareas, pero no tanto como un día escolar tradicional, ya que hay menos estudiantes, menos distracciones y demandas muy diferentes.

Los primeros días y semanas serán difíciles y pueden sentirse inusuales e incluso incómodos a veces. Pero no se preocupe… Juntos descubrirán lo que funciona mejor para usted y su familia.

Lo principal es tener en cuenta que lo que más importa es la relación con sus hijos. El bien mayor será que todos “trabajaron duro” juntos – con mucha comunicación y una reevaluación continua de las expectativas.

Por cierto, mi esposo y yo hemos tratado de fomentar una filosofía de “hacer cosas duras” en nuestra casa. No huyan de los desafíos. En vez de eso, corran hacia ellos y acepten lo que es difícil. Como un árbol cuyas raíces corren más profundamente en busca de agua durante una sequía, usted será más fuerte por haber soportado el momento difícil.

Así que padres, anímense al saber que realmente atravesarán esto y saldrán más fuertes del otro lado.